¿Qué es la enfermedad de Osgood-Schlatter?13/03/2019

Es una causa común de dolor de rodilla en niños y adolescentes. Se asocia al crecimiento, da dolor e hinchazón justo debajo de la rodilla, en la parte más alta de la tibia,

es mas frecuente en deportistas y varones, puede afectar a una o las dos rodillas,no es grave y desaparece en 12-24 meses.

¿A quién puede afectar?

Habitualmente a jóvenes entre 10 y 15 años (dos años antes en mujeres que en hombres) que hacen mucho deporte como fútbol, baloncesto, voleibol, salto, ballet o gimnasia deportiva. Coincide con en el estirón de la pubertad.

¿Cuál es la causa de la enfermedad?

La zona donde crece el hueso, en la parte superior de la tibia es débil (cartilaginosa) y se puede dañar con facilidad.

Contracciones repetidas del músculo de la parte anterior del muslo (cuadriceps) producen tensión sobre el tendón que se une a la rótula. Ésta a su vez tira de la placa de crecimiento de la tibia.  

El estiramiento fuerte y repetido de la rodilla al correr, saltar, chutar ó arrodillarse, provoca inflamación y dolor del cartílago de crecimiento de la tibia. Con el tiempo, se pueden producir pequeñas fracturas de esta zona y ensanchamiento de la tuberosidad tibial anterior.

A veces hay un acortamiento del músculo recto femoral, encargado de extender la rodilla, pero en ocasiones la enfermedad aparece sin causa clara.

¿Qué síntomas puedes presentar?

- Dolor, hinchazón en el tubérculo tibial anterior y tendón rotuliano. Se alivia con el reposo y empeora con la actividad física. Puede aparecer un bulto óseo en esta zona.

¿Cómo se diagnostica?

Tu médico puede realizar el diagnóstico sólo con la clínica típica y explorando la rodilla, pero a veces, pedirá una radiografía de la rodilla para ver que el dolor se debe a esta enfermedad u a otra causa

¿Puedo seguir haciendo deporte?

Lo normal es que sí. Pero si el dolor es intenso debes reducir la duración, la frecuencia y la intensidad del ejercicio físico (sobre todo, salto y carrera). La natación y el ciclismo en llano serían mas adecuados en este caso. Si el dolor sigue siendo importante deja el deporte durante 1-2 meses.

¿Cómo se trata y se puede prevenir?

Tu médico puede decirte como mejorar:

  • Aplica hielo en la zona unos minutos antes y después del ejercicio
  • Eleva la pierna y la rodilla afectada colocando debajo una almohada
  • Usa analgésicos como paracetamol o ibuprofeno durante poco tiempo
  • Realiza a diario ejercicios en casa para fortalecer los cuadriceps. Mejora el sistema extensor de la rodilla
  • Calentar y estirar antes de hacer deporte
  • Ponte una rodillera o banda cuando practiques fútbol, baloncesto, etc
  • Protege la zona sensible
  • Pierde peso de forma controlada si tienes sobrepeso

Si todo esto no te alivia tu médico te enviará al traumatólogo y/o al fisioterapeuta.

¿Cuándo se me quitará el dolor?

El dolor suele mejorar en pocos meses. Desaparecerá cuando tus músculos y tendones se hagan más fuertes y dejes de crecer.

¿Cuándo debo consultar con el médico?

  • Si no mejoras con el tratamiento
  • Si el dolor no tiene la localización típica
  • Si has tenido un golpe fuerte, para descartar fractura ósea
  • Si tienes fiebre, has perdido peso ó no te encuentras bien
  • Si el dolor te despierta por la noche
  • Si te duele después del reposo

Relación entre el sedentarismo y el dolor de espalda11/03/2019

Las personas sedentarias son propensas a desarrollar dolor de espalda. Obesidad, baja actividad muscular y malas posturas, conforman un cóctel seguro de dolor, que progresa con el paso de la edad. La mejor alternativa: ¡ponerte en movimiento!

El auge de la tecnología y de internet, ha incrementado el sedentarismo y el riesgo de patologías con dolor en nuestra parte posterior. De hecho, se estima que más del 80% del mundo occidental sufre de dolores en la parte baja de la espalda.

Tan solo en España, este padecimiento es el causante unas 60.000 bajas laborales por año. ¿Es posible poder realizar trabajos intelectuales y de oficina sin sufrir tanto? La realidad es que todo depende de los hábitos.

Demasiado tiempo sentado

El horario mínimo de trabajo nos exige pasar 8 horas sentados, aunque por lo general, el tiempo es mucho más extenso si tenemos en cuenta el tiempo que pasamos en el coche, el autobús y los momentos de relax o desconexión en el sofá, revisando el móvil y mirando series.

La mayoría de los especialistas coinciden en que, cuando estamos de pie, adoptamos una postura mucho más natural que al sentarnos. En estado parado, de pie, la curvatura de nuestra columna vertebral es natural, mientras que en el sofá, sillas, etc. esta curvatura tiende a desviarse y los componentes musculoesqueléticos de la espalda sufren compresión.

Esta postura antinatural es lo que causa principalmente el dolor de espalda, aunque las molestias pueden trascender y convertirse en enfermedades. La escoliosis y las afecciones en el nervio ciático son comunes y problemáticas.  

Una solución inmediata para el dolor de espalda: movimientos y estiramientos

Entre las medidas que debemos tomar para generar un estado de mejoría, es ponernos de pie cada cierto tiempo y cambiar de postura. Se estima que un pequeño desplazamiento cada hora que pasemos sentados es una rutina adecuada para paliar los efectos del sedentarismo laboral.

A su vez, los ejercicios de estiramiento permiten una reorganización de la columna vertebral y la relajación de la zona en tensión. La técnica adecuada sería tratar de arquear la espalda hacia atrás y estirar los brazos.

La finalidad consiste en alinear nuestra columna cada una o dos horas. Ambos ejercicios se pueden realizar durante la jornada laboral cuando vamos al baño o incluso, desde nuestro propio puesto de trabajo.

Hacer ejercicio regularmente

Todo parece indicar que escapar del sedentarismo es la mejor solución para evitar el dolor de espalda. Una forma mucho más intensiva de afrontar el problema es dedicando algunas horas semanales a practicar ejercicio físico o alguna actividad deportiva.

Hacer ejercicios de espalda fortalece la musculatura y nos permite alinear la curvatura de la parte dorsal sin siquiera darnos cuenta. Recordemos que una de las funciones que tienen los músculos es precisamente la de sujetar la anatomía humana. Por el contrario, no ejercitarlos facilita su flacidez y debilita la zona lumbar, para realizar ésta labor de la sujeción corporal. El resultado final es una mayor propensión a la desviación y al dolor.

Practicar yoga para el dolor de espalda

Se ha demostrado la práctica del yoga trabaja con ejercicios de resistencia, relajación y meditación asociados al dominio de posturas corporales saludables. Esta disciplina permite el fortalecimiento corporal.

Algunos especialistas recomiendan ejercicios de estiramiento matutino muy sencillos. Lo único que debemos hacer es sostenernos sobre nuestras cuatro extremidades, extender la espalda hacia atrás y mantener esa postura durante pocos minutos. También puede ser positivo, colocarse con las rodillas y manos en el suelo y arquear la espalda hacia el suelo y hacia el decho algunas veces.

Matener una postura correcta

El dolor de espalda suele ocurrir porque olvidamos mantener una buena postura en el momento de sentarnos. Lo peor es que terminamos acostumbrándonos a las malas posiciones.

Por ello debemos dedicar esfuerzos importantes para mantener la espalda lo más recta posible.

Un viejo truco para mejorar la postura es sujetarnos a una silla por algunos minutos. Para ello solo necesitamos un elemento que nos ate, un asiento con espaldar alto y a una persona que sujete el cuerpo.

Otros efectos negativos del sedentarismo

Un estilo de vida sedentario es el inicio de un sinfín de afecciones de trascendencia para el ser humano. La obesidad, diabetes tipo 2, la artritis y el resto de las enfermedades cardiovasculares son generadas en principio por el abandono de la actividad física y una alimentación inadecuada. De todas formas, también existe el caso de las personas que cuidan su alimentación y aún así tienen deficiencias de vitaminas o minerales, en ese caso, tomar suplementos alimenticios a diario puede complementar tu salud y evitar la debilidad del cuerpo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado que el sedentarismo combinado con una alimentación poco saludable es la segunda causa de muerte a nivel global después del consumo de cigarrillo. España es uno de los países más afectados por sus hábitos físicos en toda Europa.

Por el contrario, realizar ejercicio y demás actividades físicas es vital para extender las esperanzas de vida en adultos. Una caminata durante media hora al día, los cinco días a la semana, puede aportar beneficios muy importantes en nuestro organismo.


Fisioterapia y salud de la Mujer08/03/2019

La atención a Salud de la Mujer y a los cambios que en su cuerpo operan en los diferentes momentos de su vida, requiere un cuidado especial. Pues esto es en un equipo multidisciplinar en el que debe de participar la fisioterapia para la intervención en todos estos problemas de la salud propia de la mujer.

El tratamiento de Fisioterapia en la Salud de la Mujer es muy rico y gratificante tanto para el paciente y la fisioterapeuta, ya que tiene excelentes resultados. Utiliza la terapia manual, la estimulación eléctrica, la terapia conductual, ejercicios terapéuticos, entre otros, con el fin de tratar los trastornos utilizando técnicas mínimamente invasivas con efectos secundarios casi inexistentes, promoviendo así la mejora de la calidad de vida del paciente.

Obstetricia 

La Fisioterapia en obstetricia es una especialidad de gran importancia en el cuidado de las mujeres embarazadas, ya que este es un momento importante en la vida de la mujer. En esta etapa se puede beneficiar con la atención del embarazo, parto y posparto (después del parto). Por lo tanto, tiene como objetivo hacer frente a algunos cambios comunes durante el embarazo o prevenir las disfunciónes inherentes a esta condición, tranquilizar a la madre durante el parto, disminuir el dolor y acortar la duración de este parto, acelerar la readaptación a la perdida de presión abdominal y a las actividades diarias, así como la rehabilitación de las complicaciones presentadas después del parto. Este tratamiento realizado en el hogar reduce el trastorno de la movilidad y proporciona mayor comodidad a la mujer embarazada.

Fisioterapia: Preparto

El embarazo es una experiencia única en la vida de las mujeres.Es un momento en que se producen muchos cambios tanto en su cuerpo y en su vida social. Sin embargo, estos cambios deben ser diferenciados de los trastornos que pueden ser detectados y tratados durante el embarazo. Por lo tanto, la terapia física le ayudará a minimizar las consecuencias de estos trastornos. 

Fisioterapia: Parto

El parto es un hecho que genera muchas preguntas y temores en las mujeres embarazadas, incluso en mujeres que no son madres por primera vez. Muchas de estas preguntas surgen debido a la falta de conocimiento acerca de este período. Por lo tanto, la terapia se convierte en un aliado, tanto para dar información, hacer el trabajo de parto más tranquilo, e incluso puede disminuir la duración del mismo. 

Fisioterapia: Postparto

El puerperio es el momento en que la mujer está totalmente centrada en el bebé y su cuerpo está volviendo a lo que era antes del embarazo. Por lo tanto, también necesita atención y orientación para acelerar este proceso. Así, la fisioterapia le ayudará a mantener su cuerpo saludable, regresar a su día a día, facilitar su movimiento lo que permitea una mayor interacción con su bebé en casa. Este servicio se puede realizar en su propia casa.

Ginecología

Fisioterapia: Endometriosis.

La endometriosis es una enfermedad enigmática, el diagnóstico a menudo silencioso y tardío, puede conducir a la infertilidad y dolor pélvico crónico. Por lo general se asocia con dolor, sin embargo, hay mujeres que son asintomáticas. Con el fin de mejorar la calidad de vida de las mujeres y otras dificultades, la fisioterapia es una alternativa práctica para el tratamiento de los signos y síntomas presentados. 

Fisioterapia: Dolor pélvico crónico

El dolor pélvico crónico es una enfermedad lo suficientemente fuerte como para interferir con las actividades diarias, con un impacto directo en la vida civil, social y profesional, y se considera un grave problema de salud pública. Por lo tanto, el enfoque de estas pacientes debe ser preferentemente realizado por un equipo multidisciplinario. Así, la terapia física tiene como objetivo minimizar el dolor y otros signos y síntomas presentados. Esto se puede hacer igualmente en su casa.

Fisioterapia: la disfunción sexual femenina

Las disfunciones sexuales se caracterizan por la falta, el exceso, la incomodidad y / o dolor en la expresión y el desarrollo de uno o más fases de la respuesta sexual femenina (deseo, excitación, orgasmo y resolución). Este fenómeno es bastante común, sin embargo, poco estudiado. La terapia física se utiliza como una ayuda técnica para estos trastornos, ya que tiene buenos resultados y respuesta rápida.

Fisioterapia: La menopausia (menopausia)

Durante la menopausia, las mujeres pasan por diversos eventos causados ​​por la disminución hormonal. Esta reducción puede causar varios cambios en el cuerpo, y debe haber un monitoreo médico para que todo está bien controlado. La terapia física puede actuar en la prevención y tratamiento de estas manifestaciones. El servicio se puede realiazo en su hogar.

Urología

Fisioterapia: Incontinencia Urinaria Femenina

Los músculos del suelo pélvico ayuda de fascia y ligamentos son una especie de "trampolín", ubicado en la región inferior de la pelvis, responsable de apoyar a los órganos pélvicos, principalmente el útero de la vejiga y el recto. El mal funcionamiento de estos músculos puede conducir a síntomas de las vías urinarias inferiores, tales como la incontinencia urinaria (pérdida de orina), urgencia (la urgencia por ir al baño), la frecuencia (a menudo va al baño - Normal 6-8 veces al día) , bajo o intermitente de flujo (no hace mucho pis o sale de cambio de forma) y sensación de vaciado incompleto (sensación de que era la orina en la uretra después de orinar), los síntomas intestinales, disfunción sexual, el dolor y el prolapso ("vejiga caído" caída del útero y el recto).

El tratamiento para la incontinencia urinaria

Algunos de los tratamientos que se utilizan para tratar la incontinencia urinaria incluyen fisioterapia, tratamientos con medicamentos y cirugías. Entre estos, se destaca la terapia física, que se considera actualmente el tratamiento de primera línea para esta condición, ya que disminuye las posibles complicaciones asociadas con la cirugía y puede promover la curación.

Coloproctología

Fisioterapia en coloproctología opera en los trastornos de incontinencia fecal y estreñimiento. Estos trastornos que afectan la calidad de vida de los pacientes, llegando a reducir su vida social. Por lo tanto, la terapia física objetivo de mejorar estos marcos mediante la orientación, ejercicios, masajes y la conciencia corporal. Esta recuperación en un hogar con más ambiente conchegante, fortalece la interacción paciente-terapeuta, reduce los trastornos de locomoción y facilita la indicación de ejercicios relacionados con las actividades diarias.

Fisioterapia: Incontinencia fecal Mujeres

La incontinencia fecal afecta la calidad de vida y puede ser visto más en mujeres que en hombres. Esta condición genera situaciones incómodas en público y en la vida de la paciente. Por lo tanto, la terapia se dirige a la mejora de la condición, y consecuentemente la calidad de vida. El servicio se puede realizar en su casa.

Fisioterapia: Estreñimiento

El estreñimiento es una condición común entre las mujeres, especialmente las que con la inactividad física diaria, los bajos ingresos, la educación de menor calidad, baja ingesta de líquidos asociados con alimentos ricos en fibra. Esto se considera un importante problema de salud pública que requiere una cuidadosa evaluación. La terapia tiene como objetivo mejorar la calidad de vida mejora del marco de la defecación del paciente. El servicio se puede realizar en su casa.

Oncología

La fisioterapia en oncología es un área importante en el tratamiento de pacientes con cáncer de mama, cáncer ginecológico y los cuidados paliativos. Ofrece vigilancia de los diversos cambios que pueden ocurrir debido a la invasión del tumor, la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia, también tiene participación en los compromisos que se puedan presentar. Actualmente el tratamiento del cáncer tiene por objeto mejorar la calidad de vida, incluida la recuperación física y funcional de los pacientes y regresar a las actividades cotidianas tan pronto como sea posible. La fisioterapia se indica en las complicaciones postoperatorias tardías o inmediatos. Esto en el propio domicilio es más cómodo y reduce los trastornos de movilidad.

Fisioterapia: Cancer ginecológico

El cáncer ginecológico incluye tumores del cuello uterino, ovario, endometrio, vagina y vulva. Es una de las principales causas de muerte entre las mujeres. La fisioterapia tiene como objetivo hacer que la paciente regrese a las actividades de la vida cotidiana lo más rápidamente posible en una mejor posición, la restauración de la recuperación física y funcional. 

Fisioterapia: el cáncer de mama

El cáncer de mama es una enfermedad tratable y si se detecta a tiempo es la clave para una mayor probabilidad de supervivencia. El tratamiento de fisioterapia viene dentro del equipo multidisciplinar. 

 


¿Cómo evitar dolor de espalda en la oficina?04/03/2019

Es uno de los males de nuestro tiempo el dolor de espalda parece unido irremediablemente a un buen número de personas que pasan su jornada laboral sentadas frente al ordenador. El tiempo excesivo que pasamos sentados hace que las piernas y los pies apenas se utilicen, mientras que  la postura que tomamos y el uso permanente de las manos -pegadas casi al ratón y al teclado- nos obligan a utilizar continuamente los músculos de la espalda y de los hombros. Esto da lugar a una utilización intensa de unas partes del cuerpo en detrimento de otras, con sobrecarga de determinados grupos musculares y, lo que es peor, con la falta de utilización de otros. 

1. Levántate una vez cada 40 minutos  para dar un paseo breve y estirar las piernas. Puedes ir al baño, aprovechar para hacer fotocopias, saludar a otro compañero de trabajo…

2. No existe una única posición adecuada para sentarse correctamente pero te damos algunads pistas

Es importante  un correcto apoyo  de la parte lumbar para dar estabilidad a la espalda y es una rutina que muchos descuidan.Basta con meter un cojín en esa zona.Parece que al principio es incomodo pero a la larga es mucho más confortable.

Fijate como rectifica la curvatura fisiológica lumbar

Elige una silla que tenga una palanca debajo del asiento que permita regular la altura de la misma a tus propias necesidades y que tenga ruedas

Seguro que has visto a más de algún compañero  con reposapiés.Por algo será¿no crees?

3.Aprovecha cada cierto tiempo para realizar estiramientos. Nuestro consejo es que te fotocopies esta imagen y la tengas cerca, para acordarte y animarte a realizar estos ejercicios que evitarán tus dolores de cuello, hombros y espalda.

Si no lo tienes a mano, pon en google “estiramientos oficina” te van a aparecer millones de entradas para elegir, usa cualquiera de ellas.

4. Una de las peores cosas que puedes hacer para tu cuello y tus hombros, es sujetar entre estos el teléfono. Si vas a estar más de cinco minutos hablando usa el manos libres. Seguramente por convenio tus jefes deberían ponértelo.Si no es así o no quieres discurtir,es un aparatito muy barato y “apañao”.Al principio te parecerá extraño y ridículo pero después no podrás vivir sin ello, ya lo verás!

5.Después del trabajo, ha llegado el momento de hacer ejercicio. Apúntate a lo que quieras,busca algo que te guste , y si puedes, anima a alguien para que vaya contigo.Como ejemplo te damos la natación,clases de baile,correr, salir a pasear… Di stop al confort de estar sentado todo el tiempo, porque a la larga es agotador.Volvemos a decir lo mismo de antes,lo importante es MOVERSE.


Lesiones más comunes en Running28/02/2019

Conocer el cuerpo y reconocer las sensaciones y las alarmas puede evitar las lesiones. Pero cuando el dolor hace su aparición, es importante saber qué puede estar pasándole a nuestro cuerpo y entender el porqué. Correr es un deporte cíclico y de impacto, por lo que puede producir algunas de las siguientes lesiones.

Síndrome del piramidal

El piramidal es un músculo situado en el interior de la cadera y de la región glútea; conecta el sacro con el fémur. El síndrome (conjunto de síntomas) se presenta como una molestia en la nalga y el muslo posterior. Sus causas son la sobrecarga, traumatismos, no estirar correctamente, correr en superficies duras y anomalías biomecánicas.

Bursitis

Las bolsas sinoviales están situadas entre el tendón y los huesos. Durante un esfuerzo prolongado, existe un intenso roce entre estos, que puede generar la inflamación de la bolsa sinovial. Se manifiesta con dolor, hinchazón, calor localizado en una articulación y sensibilidad articular. Es causado por correr por superficies irregulares y con desnivel

En la rodilla

1. Tendinitis rotuliana

Afecta al tendón de la rodilla, que se encarga de dar movilidad y estabilidad a la articulación. Se presenta con dolor sobre el tendón y en las articulaciones de anclaje y dificulta la movilidad. Es causada por correr en superficies duras, zapatillas en mal estado, calentamiento inadecuado, sobrecargas, aumento en la intensidad de entrenamiento sin progresión y correr por terrenos excesivamente irregulares.

2. Síndrome de la cintilla iliotibial

El rozamiento de la banda iliotibial sobre el epicóndilo lateral femoral con la flexión y extensión repetida de la rodilla durante la carrera provoca inflamación de la zona y dolor. Se manifiesta con dolor o molestia en la parte externa de la rodilla. Su causa es una sobrecarga continuada del piramidal y glúteo mayor, acompañado de tensión en el te3. Distensión o rotura fibrilar

Es la rotura parcial o total de una o varias microfibrillas o fibras musculares. Sus síntomas son un dolor fuerte y repentino. Mediante palpación se aprecia un pequeño bulto o engrosamiento sobre el músculo afectado. Es causada por contracciones violentas, descompensaciones musculares, fatiga excesiva, ausencia de calentamiento o el impacto de un objeto.

En el pie

1. Fascitis plantar

Es la inflamación del tejido grueso de la planta del pie. Sus síntomas son dolor y rigidez en la zona del talón y en la planta del pie, en la que también se registra una sensación de quemazón. Es causado por un entrenamiento inadecuado, calzado inapropiado, terreno muy duro y mala pisada.

2. Neuroma de Morton

Es un engrosamiento del nervio interdigital entre el tercer y el cuarto dedo. Sus síntomas son dolor en la parte delantera del pie, detrás de los dedos, y entumecimiento, hormigueo y calambres. Es consecuencia de un pie plano, insuficiencia del primer metatarsiano, correr demasiado con la punta de pie y una zapatilla estrecha.

3. Esguince de tobillo

En el tobillo hay tres ligamentos que unen tibia, peroné y astrágalo. El dolor se genera después de un trauma, que puede producir desde elongación de los ligamentos hasta rupturas parciales o totales. Se caracteriza por dolores localizados, hinchazón y hematoma. Se produce por girar el pie más allá del límite impuesto por los ligamentos al correr por terrenos irregulares.

4. Fractura de metatarsos

Son microrroturas óseas que se producen por los impactos repetitivos de la carrera o por excesivas contracciones musculares. Consecuencia de un incremento de la carga de entrenamiento sin adecuada progresión, las superficies duras, el calzado inadecuado o de participar en muchas competiciones seguidas, su síntoma es dolor progresivo durante la carrera.

5. Periostitis tibial

Es la inflamación del periostio, membrana que protege la tibia. Produce quemazón en la zona interna de la espinilla y al presionarla duele. Es causada por calzado inadecuado, progresión desajustada de las cargas de entrenamiento, mala técnica de carrera, hiperpronación del pie y por correr en superficies demasiado duras.

 



Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.